Sobre el fin de los Registros del Automotor y los favores políticos
18 julio, 2018
0

Desde el Partido Demócrata celebramos la intención del presidente Mauricio Macri de digitalizar los Registros del Automotor y terminar así con una vieja práctica política discrecional, que deja ganancias millonarias para unos pocos y sobre la que existe un manejo de fondos poco claro.
Este no es un tema nuevo en la agenda demócrata. Por el contrario, las dudas y la lupa al respecto están puestas desde 1988, cuando el entonces diputado provincial Carlos Balter hizo su primer pedido de declaración, solicitando información respecto al funcionamiento y sistema recaudatorio de los Registros; advirtiendo la relación de amiguismos entre los titulares de los Registros y políticos de turno.
Luego, como diputado nacional, volvió a poner el ojo sobre el convenio firmado con la entidad ACARA (Asociación de Concesionarios de Automóviles de la República Argentina) por el cual esta última transfiere fondos de los Registros del Automotor al Ministerio de Justicia de la Nación, bajo la figura de “ente cooperador”.
Sucede que ACARA administra la recaudación de los registros del automotor, les provee materiales y formularios a precios que determina el ministerio, y comparte las ganancias obtenidas con el Ministerio. Pero esos fondos que llegan al Ministerio de Justicia no forman parte del presupuesto nacional, ni están sujetos a auditorías de los organismos de control del Estado ni pueden ser tocados por los recortes del gasto público, de acuerdo a la ley de “entes cooperadores”. Por eso, es que Balter denunció la discrecionalidad en el manejo de ese dinero, que varía según la cantidad de autos transferidos y los trámites que se realicen.
“Evidentemente, existen manejos oscuros de fondos, succionados a particulares, por medio de figuras y entes extraños, que no poseen ningún tipo de control y cuya utilización nos es desconocida”, sostuvo Balter en aquella época, denunciando una realidad que hasta ahora no ha cambiado.
Y siguió insistiendo en este tema por lo que presentó tres proyectos de ley en el Congreso en búsqueda de la transparencia, por lo que propuso que se concursara la propiedad de los Registros y se desterrara el viejo vicio de los beneficios a dedo.
Además, pidió que se rescinda el convenio con ACARA y presentó otra iniciativa para que el producido de la totalidad de la recaudación de los registros del automotor pase a rentas generales de la Nación, para transparentar el destino de los mismos.
Durante años, el PD denunció estas condiciones poco claras, que benefician a allegados a diferentes políticos.
Por eso, destacamos la implementación de los concursos para asignar la titularidad de los Registros, lograda en esta gestión. Y defendemos y acompañamos la iniciativa del presidente Macri de modernizar y transparentar el sistema, bajo los mismos criterios de transparencia que propicia el Partido Demócrata.